domingo, 12 de octubre de 2014

NO ES LO MISMO LA PRIMERA BANCA QUE EL ESTRADO


¿Alguien de vosotros ha ido al médico o al pediatra; quién ha podido recibir en casa alguien que decía ser un inspector de las gomas del butano; quién tiene hijos o familiares en el colegio; quién ha llevado su coche al taller; quién se ha subido últimamente en un taxi o autobús o alguien que haya ido a una clínica dietética?.
¿Cómo nos sentiríamos si nos enterásemos que al médico que hemos ido no es médico realmente sino un amigo que hace prácticas o es amigo del médico en cuestión y el pediatra es un chic@ que siente afición por la puericultura; o que el "inspector de butano" es un impostor; o que los tales profesores no lo son realmente sino que se han servido de una influencia corrupta para ocupar dicha plaza; o el mecánico del taller no sea tal mecánico; o que al taxi o al autobús que subamos lo conduce una persona sin carnet de conducir; o que el dietista el único aval que le ampara es ser un simple curandero sin titulación alguna?
¿Es grave todo ello verdad?. El médico ha necesitado 4 años de carrera más el MIR más la especialidad más unas prácticas continuas antes de entrar al mercado laboral y tener opción de que le escojan. El técnico de butano habrá hecho sus cursos de especialización. El profesor habrá estudiado su carrera de 3 años y haber hecho no sé cuantas tortuosas oposiciones para obtener su puesto. El mecánico habrá estudiado su especialidad para ser un experto de las entrañas de un coche. El conductor de autobús ha tenido que sacarse el carnet de especialista de ese vehículo. El nutricionista ha tenido que estudiar y prepararse para obtener esta titulación.
En todos estos casos me imagino que surge en su inicio una vocación por especializarse, después hay una gran inversión en forma de esfuerzo, despliegue económico (desde mi punto de vista desorbitado), tiempo invertido y desgaste en la consecución u obtención de sus profesiones.
Todo para que ahora llegue Zidane (como jugador, sin duda, ocupa el Olimpo de los más grandes futbolistas de todos los tiempos) y ocupe el banquillo del Castilla sin cumplir requisito alguno.
Para algún despistado recuerdo que para ejercer como entrenador nacional has de pasar satisfactoriamente 3 cursos lectivos, federativos o académicos, (nivel 1, 2 y nacional), con sus trabajos complementarios y prácticas correspondientes de 8 semanas en cada uno de ellos (la única salvedad es haber militado como futbolista de 1ª división, como es su caso, más de 8 temporadas; siendo así sólo es necesario realizar un curso intensivo de 45 días).
Yo me hago una pregunta; ¿en este caso el problema es sólo de Zidane?; ¿qué tiene que decir el R. Madrid?; ¿y el Colegio Madrileño de Entrenadores?.
Un servidor como entrenador nacional UEFA PRO me rebelo ante este tipo de injusticias. A todos nos cuesta mucho tiempo, esfuerzo y dinero en conseguir nuestros objetivos y nadie debe ocupar los puestos que otros, legítimamente, se han hecho acreedores.
Ningún jugador, sea quien sea, por mundialista que sea y haya jugado 100 temporadas en la élite está capacitado para entrenar ni comandar un grupo de futbolistas sin haberse preparado para tal efecto. Eso sí, está claro que si un gran futbolista se prepara y cumple los requisitos exigidos goza de sus ventajas por experiencias acumuladas en alto nivel pero, sin duda, el trámite deben hacérselos cumplir.
Que nadie se escandalice porque Paco Jémez diga que es una vergüenza la situación de Zidane porque es absolutamente cierto y la responsabilidad es compartida (R. Madrid, Colegio de Entrenadores, Federación...).
Claro, ahora Cruyff le defiende porque justo él también tuvo ese privilegio por "su cara bonita" como también lo tuvieron Maradona y tantos otros por el hecho de "haber sido o jugado en...". 
Ya está bien que deje de premiarse a personalidades y empiecen a hacerlo a capacidades homologadas.
A quien quiera puedo decirle tajantemente que no es lo mismo ser un alumno aventajado (gran futbolista) y ocupar la primera banca que subirte al estrado a dirigir (entrenador) a 100 alumnos más como tú. Quien se arrogue o le arroguen esa atribución sin haber pasado los requisitos pertinentes bien engañado que va o en buen engaño le han hecho creer.

Un servidor, como todo hijo de vecino, tuvo que marchar a Melilla en 2006 para obtener el nivel nacional ya que en esos años aún no se convocaban en Sevilla como hoy día varios anualmente. Mi esfuerzo en dejar a mi familia y mi dinero me costaron pero la recompensa fue inmejorable.

Allí conviví con más de 70 compañeros de muchos equipos de España; incluso hoy día, muchos de ellos obstentan cargos en equipos importantísimos de España y Europa por su gran talento.

Visista al Feyenoord

Como en la medicina, todo no termina con la obtención del título. Es necesario seguir instruyéndose de otras formas de entender el fútbol y otros procedimientos. Tuve la suerte de marchar a Holanda y estudiar en un curso formativo de varios días la filosofía del fútbol holandés. En la imagen, visita al AZ Almark
Como no, asiduo soy a cualquier curso de actualización que se convoque para no parar de aprender 

Por supuesto, no dejo pasar ninguna oportunidad de seguir formándome y aprendiendo de cualquiera que pueda aportarme algo, compañeros, ponentes...Cualquier curso de actualización que se convoque, allá que me encontrarán. Queda claro que el fútbol es un deporte muy complejo, ilimitado en su entendimiento y cambiante como la vida misma, es necesario estar muy preparado continuamente. Hoy día ya no cuelan las recomendaciones,  privilegios, amigos influyentes o el nombre que tengas para relacionarlos con tu capacitación. O estás preparado o no lo estás. Si no es así, a la cola. Allí esperan unos requisitos en forma de estudios y prácticas.

1 comentario:

Juan Antonio Márquez Rojas dijo...

Magnífico, contundente y correcto artículo compañero, estoy totalmente de acuerdo con el.
Con lo que nos ha "costado" a algunos .....
Por cierto, nos vemos en el siguiente curso, jajajaja
Un abrazo compañero