martes, 6 de diciembre de 2016

SUERTES, MERECIMIENTOS Y JUSTICIAS EN EL FÚTBOL

Hay algo que ya empieza a cansarme y no por el debate insistente en sí sino por el desconocimiento desencadenado.
En el fútbol surgen muchísimas modas que vienen y van pero, curiosamente, ésta, llega para quedarse.
Para quien no esté muy al tanto, siga la corriente de la masa y otros que ni se molestan en estudiarlo, el fútbol, además de ser el deporte más artístico de cuantos existen, de generar tanta expectación y ese estratosférico movimiento económico, es, en su esencia, un juego de aciertos y errores.
Estoy cansado de escuchar en debates, ver en titulares "que si tal equipo no ha merecido perder o ganar", "que si la suerte ha estado de su parte", "que si es justo o injusto...". Todas estas afirmaciones son categóricamente erróneas y quedan fuera de lugar quienes se las arroga, sea jugador, entrenador, directivo, periodista o aficionado.
Sólo existe el merecimiento si es la antesala de un acierto, hablar de de merecer o no es algo tan vacío y escueto tanto como el criterio tan volátil que es empleado.
¿Suerte?, no puede existir la suerte o la mala suerte circunspectas en un error o acierto ya que en tal caso no lo serían.
Y, en cuanto a la justicia en un juego, ¿cómo se barema lo injusto de lo injusto?, para algunos será que haya dominado más (materia también para debate), en qué zonas, quién ha tenido más posesión y en qué lugares, quién ha generado más ocasiones y para otros no..... La mayor justicia es transformar en gol el cómputo de las acciones desde el inicio de una jugada y ahí queda cerrado cualquier tipo de debate de suertes, merecimientos y justicias.
Cierto es que en el rectángulo más famoso del mundo tenemos, un público, 22 jugadores, un balón, un quinteto arbitral que interpreta unas reglas de juego que no todos los ejecutantes conocen, ni quizás parte de los espectadores. Si todo ello lo hacemos moverse, díganme si no da para, al menos hacer un esfuerzo por entender qué ocurre ahí abajo.
Existen varias claves que hay que tenerlas muy en cuenta, por generalistas y repetitivas en el juego. Es un deporte de equipo, por tanto, su rendimiento es directamente proporcional al grado de cohesión del mismo. Si se ejecutan, una vez que es compartida e interiorizada, una idea puesta en común por el entrenador y los jugadores unido a una abstracción de circunstancias que puedan sobrevenir en el juego como decisiones arbitrales, "olvido" de la acción anterior para que no influya en la posterior y la fe ciega en dicha idea que debe quedar bunquerizada, créanme que el devenir queda englobado solo en lo que nuestra capacitación alcance, quedando desterradas las suertes, merecimientos y justicias.

martes, 29 de noviembre de 2016

SERÁ ALGO EXTRAORDINARIO


EL FÚTBOL NO PUEDE DAR LA ESPALDA AL FUTURO

fuente: www.fifa.com 

El fútbol no debe ni mirar para otro lado ni pasar de largo en estos asuntos de máximo interés para la justicia en el juego. En ningún caso supone modificación alguna de la esencia del juego por lo que estos experimentos deben ponerse en funcionamiento cuanto antes por el bien y el avance de nuestro fútbol.

El pasado 11 de noviembre tuvo lugar en Zurich (Suiza) la reunión de trabajo anual de la International Football Association Board (IFAB), en la que se informó sobre los experimentos que se están llevando a cabo por FIFA para su posible aprobación en un futuro en las Reglas del Juego del fútbol.
Entre estos trabajos experimentales destacan tres aspectos muy interesantes y novedosos:1) Expulsiones temporales: Situaciones de juego excepcionales en las que el jugador por decisión arbitral y tras cometer una determinada infracción quedaría momentáneamente fuera del juego en un llamado ‘banco de castigo’.

2) Árbitros asistentes de vídeo: Intervendrían solamente en “incidentes decisivos” para el juego, tales como goles, penaltis, tarjetas rojas, errores de identificación o incidentes graves no apreciados.

3) Cuarto sustituto en tiempo suplementario: Posibilidad de realizar un cuarto cambio en tiempos extras añadidos al juego.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

INVOLUCIONANDO


Dentro de 20 días nuestros teléfonos echarán humo felicitándonos y, con maravillosos propósitos, deseándonos entre todos lo mejor del mundo para el año nuevo. Mientras, el resto del año, si nos podemos pisar, lo hacemos. La cercanía y el afecto sólo tienen cabida esos días. Es incomprensible cómo de rápido están involucionando las relaciones humanas.
Hoy día nadie quiere saber nada de nadie y no se trata de una apreciación tremendista, basta observar nuestros comportamientos un día cualquiera. No sé si esta involución en el trato cotidiano entre familiares y amigos seguirá este incremento exponencial, lo que tengo absolutamente claro es que cada vez es más fácil sustituir mensajes wasap por un abrazo sentido, por un cómo estás o cómo te va.
Por supuesto, todo esto que digo es una obviedad, además imparable, porque este circo ya está montado así para que cada uno de nosotros seamos actores de dos caras; una, la más reconocida, la que puede ser más apreciable y la otra...la otra es la que muestra nuestra cuota de hipocresía.
Llegados a este punto quedan sólo dos caminos por escoger, uno es seguir dentro de esta burbuja mientras sigue engordando hasta que un día explote y la otra es meter la mano en nuestro pecho, reflexionar y buscar/luchar ser personas íntegras (por supuesto, esta opción será la menos elegida).

jueves, 17 de noviembre de 2016

¿SILVA CAPITÁN?

Queda un poco obsoleto o quizás mejor dicho, anquilosado que el brazalete de capitán de un equipo lo ostente el jugador más veterano o el que más tiempo lleve en la entidad en cualquier caso. Habrá situaciones en las que sí se cumplan los requisitos necesarios, y es que un capitán no debe ser cualquiera, ni siquiera por ser el más veterano.
Un capitán es el líder de todos ellos; no se distingue superficialmente por llevar un brazalete y hacer el sorteo de campos sino es aquél que es reconocido por todos como su bandera o estilete, el que emocione con un grito, una apreciación a tiempo, un ánimo, un sacar la cara y una charla motivadora. En suma, el que tira del carro siempre y bajo cualquier circunstancia, sea o no el mejor jugador del equipo.
Considero que un capitán debe ser elegido por sus compañeros y no otorgada esta dote a la estrella del equipo para que no se enfade y tenerlo contento.
Con los respetos debidos, no veo a Silva liderando como capitán a la selección española, y a propósito de charla motivadora, basta refrendar esta tesis con lo que captaron las cámaras en el partido ante Inglaterra en la  que cala tan poco su discurso entre sus compañeros que a su término, algunos de ellos se reían y le hacían mofa; todo ello en contraposición de lo que puede verse en un vídeo que circula por las redes en la que un chico de 13 años del Club Atlético Newll´s Old Boys arenga a su equipo y en el que rezuma, sin ningún género de dudas, un liderazgo de cuna.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

SIN DUDA, DEBE SER JOSÉ JUAN ROMERO

Estos días asistimos a dimes y diretes respecto al sustituto de Poyet como entrenador de la primera plantilla del Betis, si la intención del Consejo es destituirlo.
Llegados a este tipo de casos ya me conozco bien la maquinaria; es posible que hablen con algún entrenador y muy probable que salgan nombres a mansalva. Algunos de ellos salen a costa de que los representantes de éstos necesiten que los nombres de sus representados salgan en la prensa para "mover el tema".
Estoy seguro que Torrecilla no conoce lo suficiente a un tal José Juan Romero Gil que es entrenador del segundo equipo de su club. Seguramente barajarán nombres que "tengan experiencia en la élite" o en situaciones límite o casi como para darle el banquillo del Benito Villamarín.
Hay que ser ciego para no darle la oportunidad a José Juan, hay que estar poco informado para no conocer "la obra" ni "el procedimiento" de este entrenador.
Déjenme de banalidades de "la experiencia" ni historias que no convencen a nadie, ni siquiera a los futbolistas que son quienes necesitan del cambio; háblenme de preparación, de personalidad, de liderazgo, de profundidad de argumentos, de conocimientos futbolísticos, de fútbol genuino, si me apuran, de beticismo.
Sin duda, mi candidato sería José Juan sin mirar a nadie más pero quien conozca un poco las entrañas del fútbol sabe que siempre existen intereses más poderosos.

miércoles, 26 de octubre de 2016

NUESTRO ÚLTIMO GRAN PROYECTO

En compañía de mi gran amigo Juan Manuel Suárez, Máster en Coaching, nos hemos embarcado en un proyecto en el que sólo con percatarse de los ponentes invitados que tendremos es suficiente para cumplir unas expectativas de éxito que es lo que buscamos.
Con este curso, es nuestra intención fusionar el coaching deportivo a unos métodos particulares a la hora de interpretar y ejecutar el fútbol en sus ámbitos de entrenamiento y competición.
Sin duda, es una afrenta y una apuesta por algo genuino y distinto a lo convencional que suele verse en el mercado futbolístico en su parcela de actualización.
Toda la información al respecto de su formulario de inscripción y dossier con el contenido del mismo la pueden obtener accediendo a los códigos QR que aparecen en el cartel anunciador.
Muy agradecidos a personalidades tan relevantes en el mundo del fútbol que van a colaborar con nosotros en este proyecto; José Juan Romero, Manolo Zúñiga, Alejandro Pozo, Víctor Salas, JM Romero y David Gutiérrez, cada uno como experto en sus parcelas, darán su toque de distinción a un contenido enormemente atractivo, creemos, para dar un pasito más en el objetivo de avanzar en el deporte más profundo de cuantos exiten.
Ahí vamos.

viernes, 21 de octubre de 2016

EL PORTERO-JUGADOR


Aún recuerdo cuando era pequeño y echábamos nuestros partidos en la calle cómo nadie quería ponerse de portero. Era una posición en la que nadie disfrutaba porque sólo recibiría balonazos, es más, el pobre menos dotado debía conformarse, para jugar, acceder a ponerse en la portería. El portero era sólo "el muñeco" que hacía de estorbo u último obstáculo para que el balón no entrase en la portería.
AFORTUNADAMENTE la regla cambió, el portero no podía coger el balón con la mano tras cesión de un compañero. El fútbol, AFORTUNADAMENTE, adquiere hoy día una mayor dimensión para el espectador y para el juego en sí por este hecho.
En cuestión de poco tiempo, el portero es el máximo especialista del equipo no sólo para impedir que su equipo reciba un gol y tenga un área de acción para utilizar las manos sino que pasaba a ser en un futbolista más del equipo en la utilización del pie.
Facetas como el inicio del juego, golpeos cortos, medios o largos precisos u oxigenación de los compañeros cuando se vean en aprietos son aptitudes, AFORTUNADAMENTE, inherentes al juego hoy día, no en vano, es el único jugador de campo que continuamente ve el juego de cara.
Ocurre que la introducción de esta ventaja para el devenir de las acciones futbolísticas pueda llegar a una sucesión de fallos que, evidentemente, se tornan catastróficos ya que ocurren cercanos a la portería defendida. Mala lectura del portero, mal control, no existencia de lineas de pases claros, excesos de confianza, mal posicionamiento o perfilación...hacen que los amantes del fútbol de otrora se froten las manos ante la "atrocidad" de enviar el balón al portero.
Llegados a este punto, es cierto que son demasiados los errores propiciados por mala praxis del portero en los casos mencionados pero ¿cómo se corrige?, ¿pegando el patadón o forzando a que sea el portero quien lo haga?, ¿qué conseguimos?, evidentemente dos cosas, 1-que el balón es recuperado por el equipo contrario y 2-que hemos dado imagen de debilidad respecto a la presión rival.
En mi opinión es importantísimo entrenar convenientemente este tipo de acciones haciendo ver a tus jugadores que eres poseedor del balón, que tienes la posibilidad de hacer pases certeros y seguros, que el rival no lo tiene y lo quiere y que está dejando multitud de espacios al venir tan cerca de nuestra portería a buscarlo.
Fundamental resulta el posicionamiento en amplitud de nuestros centrales y en profundidad de nuestros laterales, unido al movimiento en desmarque de apoyo de nuestros centrocampistas, las opciones de salida se multiplican y los objetivos quedan alcanzados con salidas "limpias" de balón, permitiendo situaciones de superioridad en zonas de creación y finalización y, por supuesto, un rival vencido física y mentalmente ante la imposibilidad de quedarse con la joya de la corona, la pelota.
En estos tiempos en los que los entrenadores, en su debilidad de que puedan producirse fallos cercanos a nuestra portería, mandan a sus porteros a "escupir" balones "como sea", no consiguiendo otra cosa que hacer temblar las piernas de uno de sus jugadores franquicia, su portero, y la serenidad supuesta del resto del equipo para la buena lectura del juego, yo apelo-apuesto al PORTERO-JUGADOR.

jueves, 13 de octubre de 2016

CON DOS GRANDES

Muy representativa resulta ser esta foto para mi. Con motivo del acto en el que la Peña Sevillista de Huévar condecoraba al Director Deportivo del Sevilla FC con su Escudo de Oro en reconocimiento y puesta en valor de su trayectoria, arropado por su Presidente Pepe Castro y acompañado por un buen número de personas; entre ellos se encontraban gente de valor como los que me acompañan. Juan Carlos Osorno, gran amigo y reciente nombrado Director del Departamento de Captación del Sevilla FC y Alejandro Pozo, nuestra más firme promesa al que espera un extraordinario y fructífero futuro como futbolista. Un privilegio para mi.

¿QUÉ PASA, NADIE HACE NADA?

Seguramente son muchos y muy graves algunos dramas humanitarios que se libran hoy día en gran cantidad de rincones de nuestro, cada vez, más castigado planeta, abocado al desastre definitivo (más pronto que tarde). De entre todos ellos, urgentísimo que SE ACTÚE inmediatamente en Siria y Haití con situaciones dramáticas.



No entiendo a qué se espera, miles de vidas perdidas, territorios destruidos...dónde está la ONU, los intereses gobernadores del mundo, o quizás, dónde estamos nosotros?, ¿qué pasa, nadie hace nada?

martes, 27 de septiembre de 2016

SERGIO RAMOS, UN MAR DE DUDAS


Seguramente, cuando este futbolista termine su carrera deportiva, esto es, dentro de 4 o 5 años (ahora tiene 30) tendrá en sus espaldas una mochila cargada de títulos, de partidos jugados al más alto nivel, Champions, Europeos, Mundiales... pero, al menos en mi caso, me quedará la sensación de que no ha llegado a explotar al máximo sus cualidades (conste que este análisis lo realizo desde un prisma tan subjetivo como mi humilde opinión).
A su edad y con la experiencia adquirida creo que carece de algunas aptitudes que debería haberse afanado en su mejora.
Indudables son su liderazgo en la caseta, sus cualidades físicas o lo atlético de sus movimientos, destacando por encima de todas ellas la acción del golpeo de cabeza en todo su proceso (colocación, impulso, propulsión, golpeo y efectividad). No en vano, raro es el partido que no marca o tiene la oportunidad clara para ello. Suyos son goles decisivos por la confianza que le tiene a la ejecución de esta acción.
Por contra, es una pena que no haya corregido e incida en los mismos errores defensivos partido tras partido. Desde mi punto de vista, quizás no haya adquirido un total empaque defensivo en su puesto de central.
Su exceso impulsivo le lleva a tomar decisiones equivocadas en la interpretación de la anticipación, sobre todo en zonas fuera del área de acción de su puesto, llegándole a condicionar continuas tarjetas tempraneras.
Un cierto desorden táctico en cuanto a las acciones de transiciones en ataque y defensa igualmente pesa negativamente en multitud de ocasiones a su línea defensiva siendo, como es, la referencia de la misma.
Asimismo, en la salida del balón muestra unas dudas impropias de lo que se le debe presuponer con continuas perdidas de balones en zonas tan peligrosas.
No sé si será apreciación personal pero le veo un afán de mejorar acciones de ataque (remates de cabeza, lanzamiento de faltas...) y un descuido de las defensivas que, a la postre, son las de su puesto específico.
En suma, creo que cuando pase el tiempo se le catalogará como un jugador que ha gozado de grandes logros pero que no habrá completado el mérito de pertenecer al olimpo histórico de los mejores en su puesto. Una pena porque cualidades tiene para ello, quizás el que más.

lunes, 26 de septiembre de 2016

INNOVACIÓN CONTRA INMOVILISMO EN EL FÚTBOL

En el fútbol no hay Einsteins y sí mucha gente que se preocupa por investigar, estudiar y "crear" nuevas formas de obtener mejoras y rendimiento. De otra parte, se encuentran los inmovilistas, los ultraortodoxos de no tocar nada y esperar que todo caiga del cielo, pero, eso sí, hacer crítica continua de los primeros.




Thomas Tuchel, el último gran innovador

El entrenador del Borussia Dortmund, próximo rival del Madrid, está empeñado en crear un modelo táctico que supere al de Guardiola en dinamismo


El Schumann’s es un bar de Múnich situado entre la plaza del Odeón y el Hofgarten. El establecimiento, parte del histórico complejo administrativo del Palacio Real de Baviera, abre las 24 horas y sirve de cenáculo a la bohemia muniquesa. Entre los clientes más famosos que frecuentaron sus chirriantes sillas de roble en el invierno de 2014 y 2015, figuran Pep Guardiola, el entonces entrenador del Bayern, y Thomas Tuchel, que se tomó un año sabático para intentar desentrañar algunos de los secretos del maestro de Santpedor. Las largas veladas que pasaron examinando sus ideas tácticas mientras movían saleros sobre la mesa como si fuesen futbolistas sobre la hierba, se conocen en Alemania como La Batalla del Schummann’s.

El técnico entabló largos debates con Guardiola en el bar Schumann’s

El juego elaborado, la defensa adelantada y la permuta de posiciones de los futbolistas en un sistema que funciona como una unidad de partes ensambladas, se dieron por supuestos. Ambos entrenadores debatieron sobre cómo perfeccionar el modelo que ha marcado la pauta del fútbol mundial en la última década. Guardiola se interesó por convertir las transiciones de ataque-defensa y defensa-ataque en el nuevo paradigma. Tuchel apostó por redoblar el ritmo: la velocidad y la frecuencia a la que cada jugador se mueve en sincronía con sus compañeros.
Comenzó por poner a prueba sus conceptos el año pasado en el Westfalenstadion. El recinto que visitará el Real Madrid este martes, en la segunda jornada de la Champions, acoge a un equipo singular. El Dortmund no se caracteriza por las grandes estrellas sino por el funcionamiento. Ningún equipo exhibe despliegues más dinámicos, ni un ritmo de permutas más elevado. Acabó la pasada Bundesliga segundo con 78 puntos, a diez del Bayern y a 18 del tercero, el Bayer Leverkusen. Los resultados de esta temporada en Champions y en la Bundesliga son elocuentes: cinco victorias (2-1, 0-6, 6-0, 1-5, 3-1) y una derrota (0-1). Cuatro goles en contra y 22 a favor.
Dividido el campo en once cuadrículas imaginarias, una para cada jugador, una para cada programa de tareas, se impone la asociación. Guardiola experimenta desde 2008 con el intercambio temporal de posiciones. Tuchel pretende que estas mudanzas se prolonguen en el tiempo y en el espacio. Quiere que el jovencísimo mediocentro Weigl sea líbero, interior y mediapunta en una misma maniobra; fuerza que Guerreiro sea extremo derecha, ocho y volante en la misma jugada; pide que Schmelzer sea lateral, volante y extremo en un mismo ataque; o que Aubameyang juegue en la cuadrícula del lateral izquierdo, en la del interior derecha y en la del nueve sucesivamente. Su plan es gestar la jugada generando líneas de pase que desmadejen al equipo contrario y así llegar a los últimos metros con más claridad.

Su sistema fomenta un extenuante intercambio de posiciones

La idea es tan ambiciosa que empuja a los jugadores hasta el límite fisiológico. Los esfuerzos máximos son tan prolongados, en torno a los 30 segundos, que a veces los jugadores traspasan el umbral de aparición del ácido láctico. Cuando pierden el balón, es frecuente verlos sofocados en la transición defensiva. El Dortmund se expone al remate fácil.
La inexperiencia de los zagueros para mover la línea es el flanco débil de un entramado que precisaría de centrales rápidos y clarividentes para alcanzar su máxima expresión. El vacío dejado por la marcha de Hummels es evidente. La lesión de Bartra abunda en un problema que ni Papastathopoulos ni el imberbe Ginter parecen resolver.

El equipo del Ruhr es un rodillo. Pero se arriesga al colapso defensivo

El proceso no es sencillo. Los traspasos de Hummels, Mkhitaryan, Gündogan y Blaszczykowski pudieron debilitar la estructura del equipo. La plantilla es joven e irregular. Pero bajo la dirección de Tuchel todos mejoraron su rendimiento, comenzando por el portero Burki, Weigl, Guerreiro, Aubameyang, el turco Emre Mor, e incluso el retornado Götze.
Tuchel juega a recrear el caos y la vuelta al orden en fracciones de un minuto. Su propósito no es ganar sino levantar un monumento. El fútbol europeo ha concebido a su último gran innovador.


NÚMERO UNO EN LA LISTA DEL REAL MADRID


D. TORRES
Thomas Tuchel nunca ocultó su amor por el Barça de Cruyff ni por el fútbol español en general. Tampoco escondió que su visión del juego conecta con una idea estética. “Pep”, dijo, en una reflexión sobre Guardiola que publicó la Federación Alemana de Fútbol en su revista oficial, “ha demostrado que podemos ganar jugando bien al fútbol, e incluso que jugar bien quizás sea necesario si lo que queremos es ganar”.
Heredero de Jürgen Klopp en la caseta del Mainz, mantuvo al modesto equipo de Renania en Primera durante cuatro temporadas clasificándolo para Liga Europa en dos ocasiones. En 2014, en la cúspide de su obra, dimitió para emprender un viaje iniciático. Vio entrenamientos y partidos en España, dio clases de castellano, y se instaló en Múnich, donde trabó amistad con Guardiola. Dicen los reporteros que les seguían que adquirió hasta gestos y vocablos del técnico al que admiraba. Expresiones como “solidaridad” o “sufrimiento” que no existían en el léxico habitual del fútbol alemán.
Puede que para muchos aficionados Tuchel sea un desconocido. Para los profesionales de la industria del fútbol está llamado a convertirse en uno de los técnicos más cotizados del mundo. Embarcados en proyectar estrategias a largo plazo, clubes como el Barça o Real Madrid cumplen periódicamente con el protocolo de sondear el mercado en busca de entrenadores que puedan amoldarse a su estilo, en el caso de que sus banquillos se queden vacantes. El informe de los expertos que ha recibido la dirección técnica del Madrid sitúa a Tuchel en la cabeza de la lista. Le sobran cualidades.
A diferencia de Klopp, que se mostró reacio a aprender español y fue áspero a la hora de trazar estrategias conjuntas con las directivas de los clubes que le emplearon, el caso de Tuchel es el de un genio de disposición flexible. Más curioso que su predecesor por conocer otras culturas y más dúctil ante las indiciaciones de los dirigentes. Así lo describen los analistas que han elaborado informes sobre el entrenador alemán para grandes clubes españoles.
Nacido en 1973 en la pequeña localidad bávara de Krumbach, vivió obstinado por ingresar en un mundo que se le resistía. Como jugador, fue casi un amateur. Apenas disputó tres partidos en la Segunda División, ejerciendo en la defensa del Stuttgarter Kickers. Su carrera acabó con una grave lesión de cartílago.
Hay entrenadores que alcanzan cargos como quien recibe un obsequio debido. El prestigio ganado en el pasado les avala para adentrarse en lo desconocido. El técnico del Dortmund no pudo ganarse la vida como futbolista. Salió del anonimato y, como muchos de los técnicos que compartieron su perfil, como Arrigo Sacchi, o como Rafa Benítez, lo moviliza una visión deslumbrante.

viernes, 16 de septiembre de 2016

TRIÁNGULOS

Suelo decir que, en deporte, todos hemos de aprender de todos. Más concretamente, como alguien de fútbol que puedo llegar a considerarme, creo que aún estamos muy por detrás de algunas otras modalidades deportivas en determinados aspectos.
Viendo estos días en la tele los Juegos Paralímpicos o el Mundial de Fútbol Sala no hacen sino confirmar esto que expongo. Es digno de ver cómo personas sin algún miembro o alguna otra merma que, para nosotros constituiría una pena insalvable, ellos tienen una capacidad suprema de superación obviando lo que hoy día es praxis generalizada entre humanos como es el confort, deambular por la zona fácil y la queja continua. En este sentido, quizás, el fútbol, por ser un deporte de gente (en su gran mayoría) idolatrada por la sociedad vaga en estos lodos y no les vendría mal sustituir cualquier entrenamiento por ver un ratito competir a estos superatletas paralímpicos.
Igualmente, respecto al Fútbol Sala, aparte del nivel técnico que exhiben, quizás hoy día menos valorado en detrimento de otros aspectos como la competitividad, la preparación física o mental, es para quedarse maravillado cómo interpretan tácticamente los ataques organizados, contraataques, transiciones o las defensas replegadas.
Son en estos partidos donde uno aprende o se reafirma en la importancia de superar defensas a partir de la creación de líneas de pase. El arte de imaginar y dibujar triángulos con los rivales es la manera más efectiva posible para progresar y de crear espacios en superioridad que, a la postre es la antesala de vencer a tu rival.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

GRANDE Y VALIENTE

Hay que ser un gran tío y muy valiente como para emprenderse en lo que, a partir de hoy, va a acometer Isidoro Borrego. Seguramente, muchos mortales podemos llegar a prepararnos algún día y realizar esta ruta de 1055 km, llegando a completar un gran reto deportivo, que, sin duda, lo es. Harina de otro costal es hacerlo por solidaridad y por los demás como lo hará él.
Amigo Isi, sepas que cada uno de los km que dejes atrás y cada circunferencia que describa tu pedaleo lo harás con el empujón de muchas personas que estaremos pendientes.
Mucho ánimo y por lo que a mí y a los míos respecta, muchas gracias. Adelante, valiente.

sábado, 27 de agosto de 2016

VAMOS POR OTRO

Me gusta mucho leer y escribir. Es cierto que hoy día queda un poco arcaico respecto a la invasión, al menos en atención prestada, de esos aparatos tecnológicos que creo que, a todos, nos hacen ser envolventemente autistas y por momentos "maleducados" por su equivocada utilización.
Y como este fenómeno se antoja imparable, como a tantas cosas en mi vida, por ratos, le declaro la guerra y cojo mis libros para empaparme de ellos, de fútbol casi siempre, o mis folios inmaculados para traducir en palabras unos pensamientos que, en masa, deambulan por una mente siempre inquieta.
Hemos de pensar que cada uno de nosotros somos lo que traiga nuestro ADN más lo que aprendamos y reaprendamos en nuestro paso por esta vida, cada vez más superficial y efímera. En esto segundo es en lo que me afano no vaya a ser que en la próxima vida a alguien le dé por pedirme cuentas. Siendo así, vamos por otro.